Disturbios de Zoot Suit: causas, hechos y fotos

Disturbios de Zoot Suit: causas, hechos y fotos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los disturbios de Zoot Suit fueron una serie de enfrentamientos violentos durante los cuales multitudes de militares estadounidenses, policías fuera de servicio y civiles se pelearon con jóvenes latinos y otras minorías en Los Ángeles. Los disturbios de junio de 1943 tomaron su nombre de los trajes holgados que usaban muchos jóvenes de minorías durante esa época, pero la violencia se debió más a la tensión racial que a la moda.

¿Qué es un traje Zoot?

Durante la década de 1930, los salones de baile fueron lugares populares para socializar, bailar swing y aliviar el estrés económico de la Gran Depresión. En ninguna parte fue esto más cierto que en el barrio de Harlem, en la parte alta de Manhattan, hogar del famoso Harlem Renaissance.

Los bailarines de Harlem conscientes del estilo comenzaron a usar ropa holgada que acentuaba sus movimientos. Los hombres se pusieron pantalones holgados con puños cuidadosamente cónicos para evitar tropiezos; chaquetas largas con hombros muy acolchados y solapas anchas; cadenas de reloj largas y relucientes y sombreros que van desde pajaritos y sombreros de ala ancha hasta sombreros de ala ancha.

La imagen de estos llamados "trajes zoot" se difundió rápidamente y fue popularizada por artistas como Cab Calloway, quien, en su Diccionario Hepster, llamó al traje zoot "lo último en ropa". La única demanda civil total y verdaderamente estadounidense ".

Zoot Suits: "Una insignia de delincuencia"

A medida que el traje zoot se hizo más popular entre los hombres jóvenes de las comunidades afroamericanas, mexicoamericanas y otras minorías, la ropa adquirió una reputación algo racista. Los jóvenes latinos en California conocidos como “pachucos” —a menudo vistiendo llamativos trajes zoot, sombreros de cerdo y cadenas de relojes colgantes— eran vistos cada vez más por los blancos ricos como matones callejeros amenazantes, pandilleros y delincuentes juveniles rebeldes.

El patriotismo en tiempos de guerra no ayudó en nada: después del bombardeo de Pearl Harbor y la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, la lana y otros textiles estaban sujetos a un estricto racionamiento. La Junta de Producción de Guerra de los Estados Unidos reguló la producción de ropa civil que contiene seda, lana y otras telas esenciales.

A pesar de estas restricciones durante la guerra, muchos sastres piratas en Los Ángeles, Nueva York y otros lugares continuaron fabricando los populares trajes zoot, que usaban cantidades derrochadas de tela. Los militares y muchas otras personas, sin embargo, vieron los trajes de gran tamaño como un desperdicio de recursos flagrante y antipatriótico.

Los medios de comunicación locales estaban encantados de avivar las llamas del racismo y la indignación moral: el 2 de junio de 1943, el Los Angeles Times informó: “Fresco en la memoria de Los Ángeles está el aumento de la violencia de las pandillas el año pasado que convirtió al 'zoot suit' en una insignia de delincuencia. La indignación pública estalló cuando la guerra entre bandas organizadas de merodeadores, que merodeaban por las calles por la noche, provocó una ola de asaltos [y] finalmente asesinatos ".

Comienzan los disturbios de Zoot Suit

En el verano de 1943, aumentaron las tensiones entre los zoot-suiters y el gran contingente de marineros, soldados e infantes de marina blancos estacionados en Los Ángeles y sus alrededores. Los mexicoamericanos estaban sirviendo en el ejército en gran número, pero muchos militares veían a los que usaban el zoot-suit como evasores del reclutamiento de la Segunda Guerra Mundial (aunque muchos eran de hecho demasiado jóvenes para servir en el ejército).

El 31 de mayo, un enfrentamiento entre militares uniformados y jóvenes mexicoamericanos resultó en la golpiza de un marinero estadounidense. En parte como represalia, en la noche del 3 de junio, unos 50 marineros de la Armería de la Reserva Naval local de los EE. UU. Marcharon por el centro de Los Ángeles portando palos y otras armas burdas, atacando a cualquier persona que se viera vistiendo un traje zoot u otra ropa identificada racialmente.

En los días que siguieron, la atmósfera cargada de racismo en Los Ángeles estalló en una serie de disturbios a gran escala. Multitudes de militares estadounidenses tomaron las calles y comenzaron a atacar a los latinos y despojarlos de sus trajes, dejándolos ensangrentados y semidesnudos en la acera. Los agentes de la policía local a menudo observaban desde el margen y luego arrestaban a las víctimas de las palizas.

Miles más de militares, policías fuera de servicio y civiles se unieron a la refriega durante los próximos días, marchando a cafés y cines y golpeando a cualquiera que usara ropa o peinados de zoot-suit (los cortes de pelo de cola de pato eran un objetivo favorito y a menudo se cortaban ). También atacaron a negros y filipinos, incluso a los que no iban vestidos con trajes zoot.

Se propagan los disturbios de Zoot Suit

Para el 7 de junio, los disturbios se habían extendido fuera del centro de Los Ángeles a Watts, Este de Los Ángeles y otros vecindarios. Los taxistas ofrecieron viajes gratis a los militares a las áreas de disturbios, y miles de militares y civiles de San Diego y otras partes del sur de California se reunieron en Los Ángeles para unirse al caos.

Los líderes de la comunidad mexicoamericana imploraron a los funcionarios estatales y locales que intervinieran. El Consejo de la Juventud Latinoamericana incluso envió un telegrama al presidente Franklin D. Roosevelt, pero sus súplicas tuvieron poca acción. Un testigo, el escritor Carey McWilliams, pintó un cuadro aterrador:

“El lunes 7 de junio por la noche, miles de angelinos… acudieron a un linchamiento masivo. Marchando por las calles del centro de Los Ángeles, una turba de varios miles de soldados, marineros y civiles, procedió a golpear a todos los zoot-suiter que pudieron encontrar. Los tranvías fueron detenidos mientras mexicanos, y algunos filipinos y negros, fueron sacados de sus asientos, empujados a las calles y golpeados con un frenesí sádico ”.

Parte de la violencia más inquietante fue claramente de naturaleza racista: según varios informes, un trabajador negro de la planta de defensa, que todavía llevaba su placa de identificación de la planta de defensa, fue arrancado de un tranvía, después de lo cual le arrancaron un ojo con un cuchillo. .

Consecuencias de los disturbios de Zoot Suit

Los periódicos locales enmarcaron los ataques raciales como una respuesta de los justicieros a una ola de crímenes de inmigrantes, y la policía generalmente restringió sus arrestos a los latinos que contraatacaron. Los disturbios no cesaron hasta el 8 de junio, cuando finalmente se prohibió al personal militar estadounidense salir de sus cuarteles.

El Ayuntamiento de Los Ángeles prohibió los trajes zoot al día siguiente. Sorprendentemente, nadie murió durante el motín de una semana, pero no fue el último estallido de violencia racial relacionada con los trajes zoot. Incidentes similares ocurrieron ese mismo año en ciudades como Filadelfia, Chicago y Detroit.

Un Comité de Ciudadanos designado por el gobernador de California, Earl Warren, para investigar los disturbios de Zoot Suit convocados en las semanas posteriores a los disturbios. El informe del comité encontró que, "Al comprometerse a abordar la causa de estos brotes, no se puede ignorar la existencia de prejuicios raciales".

Además, el comité describió el problema de la delincuencia juvenil juvenil como “uno de los jóvenes estadounidenses, no confinado a ningún grupo racial. Los usuarios de trajes zoot no son necesariamente personas de ascendencia mexicana, delincuentes o menores. Hoy en día, muchos jóvenes usan trajes zoot ".

LEER MÁS: Por qué la gente se amotinó después del asesinato de Martin Luther King, Jr.

Fuentes

Una breve historia del traje Zoot: Smithsonian.com.
Disturbios de Zoot Suit: Pomona College Research Library [en línea].
Recordando los disturbios de Zoot Suit: Sociedad Histórica de California.
Grupo de Los Ángeles insiste en que se detengan los disturbios: The New York Times.
Pandillas de jóvenes, causa principal de morosidad: Los Angeles Times. Accedido a través de web.viu.ca.
Los “disturbios de Zoot Suit” de Los Ángeles revisados: perspectivas mexicanas y latinoamericanas. Richard Griswold del Castillo, Universidad Estatal de San Diego.


Una breve historia del traje Zoot

Era junio de 1943 cuando estallaron los disturbios. Durante más de una semana, soldados y marineros estadounidenses blancos atravesaron Los Ángeles golpeando a hombres supuestamente & # 8220 antipatrióticos & # 8221 mexicano-americanos, identificables por su llamativamente voluminosa vestimenta. Fue, como escribe la historiadora Kathy Peiss en & # 160Zoot Suit: la carrera enigmática de un estilo extremo, & # 8220 quizás la primera vez en la historia de Estados Unidos que se creía que la moda era la causa de disturbios civiles generalizados. & # 8221 A partir de este mes, el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles presentará un ejemplo auténtico de uno de estos conjuntos catalizadores como parte de una nueva exposición, & # 8220Reigning Men: Fashion in Menswear, 1715 & # 82112015. & # 8221

Suscríbase a la revista Smithsonian ahora por solo $ 12

Esta historia es una selección de la edición de abril de la revista Smithsonian.

Con sus hombreras de gran tamaño, solapas amplias y pantalones con perneras, el traje zoot surgió de los trajes & # 8220drape & # 8221 populares en los salones de baile de Harlem a mediados de la década de 1930. Los pantalones holgados se estrecharon en los tobillos para evitar que las parejas jitterbugging se tropezaran mientras giraban. En la década de & # 821740, los hombres pertenecían a minorías en los barrios de clase trabajadora de todo el país. Aunque Dizzy Gillespie y Louis Armstrong usarían el traje zoot, no era "un disfraz o uniforme del mundo del entretenimiento", dijo una vez el trompetista de la big band de Chicago y el pañero Harold Fox. & # 8220 Salió de la calle y del gueto. & # 8217 & # 8217

Fox fue uno entre muchos, desde Chicago hasta Harlem y Memphis, que se atribuyó el mérito de inventar el traje zoot & # 8212el término salió de la jerga afroamericana & # 8212, pero en realidad no tenía marca y era ilícito: no había ningún diseñador asociado con el look, no hay grandes almacenes donde puedas comprar uno. Se trataba de atuendos ad hoc, trajes normales comprados dos tallas más grandes y luego confeccionados de forma creativa para lograr un efecto dandy.

Para algunos hombres, la ostentación del traje era una forma de negarse a ser ignorados. La prenda tenía & # 8220 un profundo significado político & # 8221, escribió Ralph Ellison, autor de & # 160Hombre invisible. & # 8220 Para aquellos que no tienen otras formas de capital cultural, & # 8221 dice Peiss, & # 8220 la moda puede ser una forma de reclamar un espacio para ti & # 8221

Las raciones de tela en tiempo de guerra hicieron que usar ropa tan grande fuera un acto inherentemente desobediente. Langston Hughes escribió en 1943 que para las personas con un historial de pobreza cultural y económica, & # 8220 demasiado se convierte en SUFICIENTE para ellos & # 8221. del 50 por ciento. Pero incluso el costo real de uno era casi prohibitivo para los jóvenes que los codiciaban & # 8212Malcolm X, en su autobiografía, relata haber comprado uno a crédito.

Aunque los policías redujeron algunos trajes zoot a ruinas, la razón más probable de su desaparición una vez que la locura se desvaneció en la década de 1950 fue menos dramática y la mayoría fueron simplemente remodelados en otras prendas. Los especímenes originales son míticamente difíciles de conseguir: los curadores de LACMA tardaron más de una década en encontrar uno, y cuando lo hicieron, en 2011, les costó casi $ 80,000, un récord de subasta para un artículo de ropa masculina del siglo XX.

Pero el traje tuvo una exuberante vida después de la muerte, influyendo en estilos desde Canadá y Francia hasta la Unión Soviética y Sudáfrica. Fue el tema del primer single de Who. En 1978, el actor y dramaturgo Luis Valdez escribió Traje Zoot, la primera obra chicana en Broadway. La forma icónica del atuendo fue adoptada en la década de los 80 por diseñadores japoneses de vanguardia, que enviaron modelos por la pasarela con trajes tumescentes en la época en que MC Hammer se puso sus pantalones de entrepierna baja y # 8212 causó indignación en forma de El retorcimiento de manos generalizado por la supuesta inmoralidad de los pantalones caídos, un estilo que nunca ha pasado de moda. Para cuando un disco llamado & # 8220Zoot Suit Riot, & # 8221 de la banda de swing-revival Cherry Poppin & # 8217 Daddies, se convirtió en un éxito a finales de los años - & # 821790s, la procedencia del traje & # 8217 se había olvidado en gran medida. El zoot suit ya no evocaba tanto el poder expresivo de la moda para los marginados como una rareza histórica conocida por un nombre encantador.

Acerca de Alice Gregory

El trabajo de Alice Gregory ha aparecido en El neoyorquino, n + 1, y Harper's. Ella es editora colaboradora en Ty columnista de Reseña del libro del New York Times.


Fotos: Los disturbios de Zoot Suit ocurrieron esta semana, hace 76 años. Aquí & # x27s una mirada retrospectiva a la declaración de moda que provocó una mafia racista

Luis V. Verdusco, conocido como & # x27The Chief, & # x27 debe enfrentar un juicio por violación de la ley de armas mortales en el motín de zoot suit, el 9 de junio de 1943 (Colección Herald Examiner / Colección de la Biblioteca Pública de Los Ángeles).

Comience su día con LAist

Se considera que los disturbios de Zoot Suit son "la primera vez en la historia de Estados Unidos que se cree que la moda es la causa de disturbios civiles generalizados", escribe la historiadora Kathy Peiss en Zoot Suit: la carrera enigmática de un estilo extremo.

Pero la palabra "disturbios" en realidad es engañosa, dijo Shmuel Gonzales, un bloguero e historiador local. En realidad, fue más un asalto por parte de grupos de soldados y marineros estadounidenses blancos, que estaban esperando el despliegue durante la Segunda Guerra Mundial. El 3 de junio de 1943, los hombres cargaron a través de la ciudad para dañar a los jóvenes mexicoamericanos por usar trajes holgados (pero elegantes). También fueron atacados hombres afroamericanos y filipinos en las calles.

La violencia fue el resultado del pánico generalizado entre los angelinos blancos, quienes sintieron que "las minorías étnicas estaban tomando su reclamo en la ciudad y alentando el baile de razas mixtas durante la era de la segregación", dijo Gonzales. Para resumir: los blancos se amotinaron por motivos mixtos. raza. baile.

"Frank usa sus cortinas, una variación del estilo zoot suit muy popular en la década de 1940 & # x27". (Colección Shades of L.A. / Colección de la Biblioteca Pública de Los Ángeles)

Los informes de la época explican que los residentes blancos veían a los hombres con trajes zoot como "matones callejeros amenazantes, pandilleros y delincuentes juveniles rebeldes". Y el L.A. Times avivó las llamas. El 2 de junio de 1943, el Times informó: "Fresco en la memoria de Los Ángeles está el aumento de la violencia de las pandillas el año pasado que convirtió el 'traje zoot' en una insignia de delincuencia. La indignación pública hervía como guerra entre bandas organizadas de merodeadores, merodeando por calles por la noche, trajo una ola de asaltos, [y] finalmente asesinatos ".

Los ataques de junio se llevaron a cabo con garrotes y otras armas toscas. Y la ola de racismo resultante inspiró a otras turbas de militares a tomar las calles, a menudo despojando a los hombres latinos de sus ropas y golpeándolos hasta dejarlos ensangrentados e inconscientes. Los agentes de la policía local observaron las palizas y luego arrestaron a las víctimas.

Más militares, policías fuera de servicio y civiles se unieron a la mentalidad de la mafia durante los siguientes días, marchando hacia cafés y cines, golpeando a cualquiera que usara ropa de zoot-suit o peinados.

Nadie murió durante los disturbios, pero cientos de personas resultaron heridas. y el evento provocó otra violencia racial relacionada con los trajes zoot en otras ciudades estadounidenses como Filadelfia, Chicago y Detroit.

Esta semana marca el 76 aniversario del "disturbio" de Los Ángeles. Pero para encontrar los orígenes de la moda de los trajes zoot, tienes que volver a Harlem en la década de 1930.

Los trajes Zoot se originaron a partir de trajes drapeados, que se hicieron populares en las comunidades negras de la década de 1930 en Nueva York. El estilo se extendió rápidamente por todo Estados Unidos y se puso de moda entre artistas como Cab Calloway. En L.A., un pachuco o pachuca se convirtió en una frase común para los hombres y mujeres mexicoamericanos que usaban trajes zoot.

A pesar del estricto racionamiento de la lana y otros textiles durante la Segunda Guerra Mundial, muchos sastres piratas en Los Ángeles (y Nueva York) continuaron fabricando trajes con telas de alta gama.

Hoy en día, muchos angelinos todavía adoptan el estilo al usar sus hilos característicos: pantalones holgados y chaquetas largas con hombros acolchados, especialmente en los vecindarios de mayoría latina como Boyle Heights. "Sigue siendo un estilo que resuena", dijo Gonzales. "La gente se identifica con él".

Pero los trajes zoot eran algo más que moda. El estilo fue una declaración política para algunos hombres en Los Ángeles y se convirtió en un símbolo de la tensión racial en la ciudad.

En honor a esa historia, únase a nosotros para un recorrido visual por las secuelas de la moda del traje zoot y los disturbios que siguieron, cortesía del (increíble) archivo fotográfico de la Biblioteca Pública de Los Ángeles.

Tenga en cuenta que las leyendas originales provienen del Herald Examiner y están muy sesgadas, y cuentan una historia diferente de los eventos "disturbios". Shmuel Gonzales dijo que eso se debe a que el Herald Examiner era "notorio como uno de los periódicos sesgados, que distorsionaba repetidamente las noticias y causaba histeria sobre la gente de color de la clase trabajadora y sus hijos".

Los únicos periódicos que criticaron los disturbios de Zoot en ese momento (durante la era de Jim Crow) fueron L.A. Reporter y Eastside Journal publicados por Al Waxman (el tío del congresista Henry Waxman).

"Veinte jóvenes se muestran hoy después de que fueron arrestados por la policía en Watts en la última redada de alborotadores". Estos muchachos supuestamente apedrearon los autos de Pacific Electric que pasaban por la ciudad, 11 de junio de 1943 (Colección Herald Examiner / Colección de la Biblioteca Pública de Los Ángeles)

`` Donald Jackson, marinero de 20 años, que fue acuchillado en el abdomen en un motín entre militares y zoot-suiters hoy, se muestra siendo tratado en el hospital '', el 8 de junio de 1943. (Herald Examiner Collection / Los Angeles Public Colección de la biblioteca)

& quot; Sra. Amelia Venigas - & # x27pachuco woman. & # X27 Oficiales malditos, acusación contra el alegado protector de Zoot-Suit. & Quot 9 de junio de 1942. (Colección Herald Examiner / Colección de la Biblioteca Pública de Los Ángeles)


Disturbios de Zoot Suit: causas, hechos y fotos - HISTORIA

Para recapitular brevemente, he estado investigando la base histórica de la película "Zoot Suit", que vi este verano en la serie Last Remaining Seats. El Times ignoró los disturbios de Zoot Suit de 1943 durante varios días, en lo que debe ser una de las peores decisiones informativas que hayan tomado los editores, por lo que me vi obligado a buscar más información en los registros del gobierno en los Archivos Nacionales de Riverside.


8 de junio de 1943: Memo dictado por un oficial de patrulla superior, en el centro de Los Ángeles.

Hasta ahora, hemos analizado todos los antecedentes de los registros de la Marina en el sur de California a principios de la década de 1940 relacionados con la inteligencia sobre grupos subversivos, incidentes raciales que involucraron a marineros y civiles, la colocación de bares y restaurantes fuera de los límites y la disciplina de quienes ingresaron. problema. Todo esto ha sido necesario para proporcionar un contexto de lo que ocurrió entre los zoot-suiters y los miembros de las fuerzas armadas en junio de 1943.

Lo que sigue es la primera parte de los documentos de la Marina sobre los disturbios de Zoot Suit. Un informe ordenado el 5 de junio se envió el 10 de junio y aparecerá en la próxima publicación.

4 de junio de 1943: El teniente Charles L. Bacon informa sobre los disturbios de Zoot Suit.

4 de junio de 1943: Informe del teniente G.A. Litten sobre los disturbios de Zoot Suit.


4 de junio de 1943: Carta de la Sra. Fred Holley al Representante Ed Gossett (D-Texas) sobre los disturbios de Zoot Suit.


7 de junio de 1943: Gossett envía la carta de Holley sobre los disturbios de Zoot Suit al secretario de la Marina, Frank Knox.

5 de junio de 1943: El comandante Martin Dickinson ordena a los Lts. Litten, Bacon y Glasson para compilar un informe sobre los disturbios de Zoot Suit.

5 de junio de 1943: Informe del teniente Carl Cobbs sobre los disturbios de Zoot Suit.

8 de junio de 1943: Liberty en Los Ángeles está restringida.

9 de junio de 1943:

La Marina es una organización disciplinada compuesta por hombres leales e inteligentes y la participación en cualquier actividad que sea de la naturaleza de la violencia de las turbas es un reflejo directo de la Marina misma y de la persona que viste el uniforme. Independientemente de cuál haya sido la causa original de estos desórdenes, la aplicación de la ley está en manos de la policía civil y no es un asunto que deba ser asumido por ningún grupo no autorizado de personal de la Marina.


9 de junio de 1943: El enviado mexicano Alfredo Elias Calles cablea al Contralmirante D.W. Bagley en San Diego sobre peleas entre militares y civiles & # 8220 que han causado un gran número de heridos entre la colonia mexicana & # 8221.

9 de junio de 1943: Contralmirante D.W. Bagley responde a un cable del consulado mexicano sobre el trato a los zoot-suiters.

Lamento profundamente que los incidentes individuales de matoneo en Los Ángeles hayan sido interpretados como actos que involucraron específicamente a ciudadanos de México o de los Estados Unidos.

9 de junio de 1943: Un memo revela disturbios en Long Beach. ¿Los disturbios están inspirados en el Eje y son financiados por subversivos?

9 de junio de 1943: Otro borrador del pedido de Bagley.


9 de junio de 1943: Un telegrama del Los Angeles Sentinel (un semanario afroamericano) al secretario de la Marina.

Los soldados, marineros, infantes de marina que atacan a negros y residentes mexicanos sin la interferencia de las autoridades policiales locales le instan encarecidamente a que intervenga con las autoridades militares locales para evitar graves disturbios raciales.


Disturbios de Zoot Suit: causas, hechos y fotos - HISTORIA

En la noche del jueves 3 de junio, el Alpine Club -un grupo formado por jóvenes de ascendencia mexicana- celebró una reunión en una subestación policial de Los Ángeles. Se conocieron en la comisaría, por invitación de un oficial, por el hecho de que la escuela pública cercana estaba cerrada. Con un oficial de policía presente, se reunieron para discutir sus problemas, el más importante de los cuales, en esta reunión, era la cuestión urgente de cuál era la mejor manera de preservar la paz en su localidad. Al concluir la reunión, los llevaron en patrullas a la esquina de la calle más cercana al barrio en el que vivían la mayoría. Los coches patrulla apenas se perdieron de vista cuando los chicos fueron asaltados. Así comenzaron los recientes disturbios raciales del fin de semana en Los Ángeles.

En las noches siguientes del 4, 5 y 6 de junio, se realizaron varios ataques contra los & # 8209 llamados & quot; zoot & # 8209suiters & quot en Los Ángeles. Estos ataques alcanzaron un gran frenesí el lunes 7 de junio por la noche, cuando una turba de mil o más soldados y marineros, con algunos civiles, se dispuso a reunir a todos los zoot & # 8209suiters a su alcance. La mafia se abrió paso en cada movimiento importante del centro de la ciudad y en el teatro de imágenes, recorrió los pasillos de un lado a otro y sacó a los mexicanos de sus asientos. Los mexicanos y algunos negros fueron sacados a las calles, golpeados, pateados y rasgados la ropa. Las turbas se extendieron a lo largo de Main Street en el centro de Los Ángeles (una distancia de unas diez o doce cuadras), llegaron hasta la sección negra como la Duodécima y Central (justo en el límite del distrito), y luego regresaron a través del mexicano. secciones en el lado este. Zoot & # 8209suiters, así llamados & # 8209, fueron agredidos en las calles, en los teatros, en los bares, se pararon los tranvías y se registró a los mexicanos y se golpeó a niños de hasta doce y trece años. Quizás no más de la mitad de las víctimas usaban trajes zoot. En varios casos en Main Street, en el centro de Los Ángeles, se desnudó a los mexicanos y los dejaron tirados desnudos en las aceras (las fotografías de la portada y la página de estas víctimas se exhibieron con alegría en sábanas tan tranquilas como Los Angeles Times). Durante todo este alboroto, tanto policías regulares como especiales fueron observados en las calles, fuera de los teatros y, en algunos casos, incluso se les vio adelantándose a la turba. En toda la comunidad se sabía que iba a haber problemas en Main Street el lunes por la noche con al menos veinte y cuatro horas de antelación. Las multitudes se reunieron allí, de hecho, en previsión de la pelea. En las noches siguientes, el mismo tipo de disturbios ocurrió en menor escala en Los Ángeles, con disturbios similares en Pasadena, Long Beach y San Diego.

La responsabilidad inmediata del estallido de los disturbios debe recaer sobre la prensa de Los Ángeles y la policía de Los Ángeles. Desde hace más de un año, la prensa (y en particular la prensa de Hearst) ha estado acumulando un sentimiento anti-mexicano en Los Ángeles. Utilizando la conocida técnica de Harlem Crime & # 8209wave, la prensa ha encabezado todos los casos en los que un mexicano ha sido arrestado, ha presentado fotografías de mexicanos vestidos con trajes zoot, revisado los antecedentes penales para "probar" que ha habido un aumento en el delito mexicano. & quot y constantemente pinchaba a la policía para que hiciera más arrestos. Esta campaña llegó a tal punto, durante el caso de Sleepy Lagoon en agosto de 1942, que la OWI [Oficina de Información de Guerra] envió un representante a Los Ángeles para razonar con los editores. La prensa fue muy servicial: dejó caer la palabra & quot; mexicano & quot y comenzó a incluir & quot; traje de zoot & quot. Los trajes # 8209 y todos los zootsuiters eran criminales ergo, todos los mexicanos eran criminales. El domingo por la noche y el lunes por la mañana (6 y 7 de junio), aparecieron historias en la prensa advirtiendo que una turba armada de quinientos zoot & # 8209suiters iba a participar en actos de represalia el lunes por la noche (asegurando así una buena participación para el espectáculo esa noche ).

En el momento del caso de Sleepy Lagoon el año pasado, la policía lanzó una campaña, que coincidió perfectamente con la campaña del periódico, contra el "crimen mexicano". Casi en vísperas de un discurso del vicepresidente Wallace en Los Ángeles sobre la política de buenos vecinos. , la policía arrestó a más de trescientos jóvenes mexicanos en lo que Los Angeles Times describió como `` la redada más grande desde los días de la prohibición ''. Aproximadamente en ese momento, el capitán Ayres de la oficina del alguacil presentó un informe al gran jurado en el que caracterizó al mexicano como estar "biológicamente" predispuesto a la conducta delictiva. Durante más de un año ha continuado esta campaña de terror policial. Los carros al acecho han estado circulando constantemente por la sección mexicana, se ha ordenado a los jóvenes que salgan de las calles y se les ha `` arriesgado '' cada vez que se encuentran dos o más juntos, y se han emitido quejas persistentes de brutalidad policial tanto de las comunidades mexicanas como de las negras. Por supuesto, hay algunos buenos oficiales en la fuerza, hombres que conocen y comprenden el problema. En cierta medida, también, la policía ha sido incitada a utilizar medidas represivas por parte de la prensa y por las acusaciones de algunos funcionarios locales. La manera en que el problema de los evacuados japoneses se ha mantenido ante el público, por ejemplo, ha tenido una tendencia a hacer que la gente corra & # 8209 a la conciencia. Tampoco algunos funcionarios locales han cambiado aún sus actitudes. `` El alcalde promete dos acciones ''. No Wrist Slap ”, decía un titular en Los Angeles Examiner (10 de junio). Al mismo tiempo, la actitud de algunos militares también ha sido bastante impactante.

La & quot; versión oficial & quot de los disturbios, adoptada por todos los periódicos principales, es ahora la siguiente: los soldados y marineros actuaron en autodefensa, y lo más enfático, no hubo ningún elemento de prejuicio racial involucrado (& quot; ZootSuit Gangsters Planifica la guerra contra la Marina & quot - titular del Los Angeles Daily News, 8 de junio de 1943). Esta teoría se repite desesperadamente, a pesar de que sólo se señaló a los mexicanos y los negros para el ataque. En cuanto al prejuicio contra los mexicanos, de quienes adquirimos tantos elementos de nuestra "cultura", pues, la sola sugerencia de tal pensamiento parecería aborrecible para la conciencia de correos de todos los editores de Los Ángeles. De hecho, la doble charla periodística más elegante que he visto en la prensa de Los Ángeles durante una residencia de veinte y un años apareció en los editoriales del 11 de junio.

Es necesario afirmar varios hechos de manera bastante dogmática:

1. No hay pandillas & quotzoot & # 8209suit & quot en Los Ángeles en el sentido criminal de la palabra & quot. nada más que clubes de chicos sin casa club.

2. La delincuencia juvenil ha aumentado en Los Ángeles desde la guerra, pero si bien la delincuencia entre los jóvenes mexicanos ha aumentado como parte de esta situación general, en realidad ha aumentado menos que la de otros grupos étnicos y menos que el promedio de la ciudad para todos los grupos.

3. Gran parte de los delitos diversos sobre los que los periódicos han estado gritando no los han cometido jóvenes, sino hombres.

4. Si bien es posible que algunos mexicanos, en algunos casos, hayan atacado a soldados y marineros (y, dicho sea de paso, lo contrario de esta proposición es cierto), es simplemente la tontería más loca sugerir que los soldados y marineros fueron llevados a la violencia de las turbas en autodefensa & # 8209.

5. Debe tenerse en cuenta que alrededor del 98 por ciento de los jóvenes mexicanos en Los Ángeles son criados en Estados Unidos, estadounidenses y educados. Como la mayoría de los grupos de inmigrantes de segunda generación, tienen sus problemas especiales. Pero su historial real de observancia de la ley es, considerando todo, excepcionalmente bueno.

Si bien los disturbios ahora han disminuido (las empresas se han quejado de la cancelación de las licencias militares), la situación en sí no se ha corregido. En ausencia de una investigación completa y abierta, el público se ha quedado con la impresión general de (a) que los soldados y marineros actuaron en autodefensa y (b) que, considerando todo, los disturbios fueron "saludables" y tuvieron una "buena" efecto. ”El resentimiento por los disturbios en las comunidades mexicanas y negras ha alcanzado una intensidad y amargura que no podría ser exagerada. Si bien el gobernador Warren nombró rápidamente un comité de investigación, es dolorosamente evidente que el comité tiene la intención de "informar" y no de investigar. . . .

No se requiere imaginación para apreciar las consecuencias de estos disturbios. Según United Press (11 de junio), "Radio Tokio ayer se apoderó de los desórdenes de Los Ángeles". Sin embargo, la explotación de los disturbios por parte de los propagandistas del Eje es solo una parte de la historia. Un solo municipio, en el lado este de Los Ángeles, ha proporcionado veinte y sietecientos hombres de ascendencia mexicana que ahora están sirviendo en las fuerzas armadas. Estos hombres tienen familias que viven en el lado este. Si el espacio lo permite, me gustaría citar lo que un joven sargento del ejército, de ascendencia mexicana, me dijo recientemente sobre los disturbios. Sería una excelente copia.


Disturbios de Zoot Suit: causas, hechos y fotos - HISTORIA

Los disturbios de Zoot Suit
ID de historial digital 606

Autor: Informe del Comité de Ciudadanos del Gobernador sobre los disturbios de Los Ángeles
Fecha: 1943

Anotación: Al final del juicio de Sleepy Lagoon de tres meses, se intensificó una campaña pública contra la juventud mexicoamericana. Durante un período de dos semanas en mayo y junio de 1943, la policía se mantuvo al margen mientras varios miles de militares y civilizaciones golpeaban a los jóvenes mexicoamericanos, despojándolos de sus chaquetas drapeadas y pantalones con pinzas. El Ayuntamiento de Los Ángeles prohibió los trajes zoot dentro de la ciudad. Los "disturbios de zoot-suit" se han convertido en un símbolo de los prejuicios y las luchas étnicas durante la guerra.

El gobernador de California, Earl Warren, formó un comité para investigar las causas de los disturbios de "Zoot Suit". A continuación se presentan extractos del informe.


Documento: Hay aproximadamente 250,000 personas de ascendencia mexicana en el condado de Los Ángeles. Las condiciones de vida de la mayoría de estas personas están muy por debajo del nivel general de la comunidad. La vivienda es inadecuada, el saneamiento es malo y se ve agravado por la congestión. Las instalaciones recreativas para los niños son muy deficientes y la supervisión de los parques infantiles, las piscinas y otros centros juveniles es insuficiente. Such conditions are breeding places for juvenile delinquency.

Mass arrests, dragnet raids, and other wholesale classifications of groups of people are based on false premises and tend merely to aggravate the situation. Any American citizen suspected of crime is entitled to be treated as an individual, to be indicted as such, and to be tried, both at law and in the forum of public opinion, on his merits or errors, regardless of race, color, creed, or the kind of clothes he wears.

Group accusations foster race prejudice, the entire group accused want revenge and vindication. The public is led to believe that every person in the accused group is guilty of crime.

It is significant that most of the persons mistreated during the recent incidents in Los Angeles were either persons of Mexican descent or Negroes. In undertaking to deal with the cause of these outbreaks, the existence of race prejudice cannot be ignored.

On Monday evening, June seventh, thousands of Angelenos, in response to twelve hours' advance notice in the press, turned out for a mass lynching. Marching through the streets of downtown Los Angeles, a mob of several thousand soldiers, sailors, and civilians, proceeded to beat up every zoot-suiter they could find. Pushing its way into the important motion picture theaters, the mob ordered the management to turn on the house lights and then ranged up and down the aisles dragging Mexicans out of their seats. Street cars were halted while Mexicans, and some Filipinos and Negroes, were jerked out of their seats, pushed into the streets, and beaten with sadistic frenzy. If the victims wore zoot-suits, they were stripped of their clothing and left naked or half-naked on the streets, bleeding and bruised. Proceeding down Main Street from First to Twelfth, the mob stopped on the edge of the Negro district. Learning that the Negroes planned a warm reception for them, the mobsters turned back and marched through the Mexican cast side spreading panic and terror.

Throughout the night the Mexican communities were in the wildest possible turmoil. Scores of Mexican mothers were trying to locate their youngsters and several hundred Mexicans milled around each of the police substations and the Central Jail trying to get word of missing members of their families. Boys came into the police stations saying: "Charge me with vagrancy or anything, but don't send me out there!" pointing to the streets where other boys, as young as twelve and thirteen years of age, were being beaten and stripped of their clothes. not more than half of the victims were actually wearing zoot-suits. A Negro defense worker, wearing a defense-plant identification badge on his workclothes, was taken from a street car and one of his eyes was gouged out with a knife. Huge half-page photographs, showing Mexican boys stripped of their clothes, cowering on the pavement, often bleeding profusely, surrounded by jeering mobs of men and women, appeared in all the Los Angeles newspapers.

At midnight on June seventh, the military authorities decided that the local police were completely unable or unwilling to handle the situation, despite the fact that a thousand reserve officers had been called up. The entire downtown area of Los Angeles was then declared "out of bounds" for military personnel. This order immediately slowed down the pace of the rioting. The moment the Military Police and Shore Patrol went into action, the rioting quieted down.

Source: Governor's Citizen's Committee Report on Los Angeles Riots, 1943.


Photos: The L.A. Zoot Suit Riots of 1943 were a targeted attack on Mexican and nonwhite youths

T he Zoot Suit Riots of 1943 weren’t a riot in the usual sense of the word. More like a witch hunt. A twisted expression of misguided vigilante justice. A xenophobic release valve for the stresses of war. That year, Los Angeles was already simmering with racial tension. With many Japanese shipped off to forced internment, popular ire had turned to the entrenched Mexican American communities of East L.A., where media-induced panic over crime and immigration was colliding with the heightened nationalism of a country at war. When a group of sailors from the newly opened Naval Reserve Armory in Chavez Ravine clashed with a group of local youth that summer, things only got worse.

Young Angelenos in the early forties were already being profiled as gang members for wearing baggy clothes and off-kilter hats. The zoot suit, a swaggering subversion of middle-class conservatism first popularized by black jazz musicians, had been adopted by L.A.’s homegrown pachuco subculture, where it quickly became enmeshed in public perceptions of immigrant communities and crime. But in the wake of wartime fabric rationing, sporting a zoot suit also defied patriotic expectations. In June of that year, these tensions boiled over in a bloody melee that pitted hundreds of U.S. servicemen against local youth, thrusting the zoot suit into the national spotlight.

Zoot suit and pachuca fashions in L.A. in the 1940s. (Los Angeles Public Library)

It happened on the night of June 3, 1943, when a group of sailors from the Chavez Ravine Armory got into a scuffle with a handful of local pachucos. Word spread quickly through the barracks, and servicemen were soon roaming the streets of downtown Los Angeles, armed with makeshift weapons and targeting anyone wearing a zoot suit. In the days that followed, hundreds of white servicemen — most hailing from Middle America and trained in a still segregated armed forces — fanned out across the city, wreaking more havoc on similar targets. As one journalist witness to the chaos wrote, “Pushing its way into the important motion picture theaters, the mob ordered the management to turn on the house lights and then ran up and down the aisles dragging Mexicans out of their seats. Streetcars were halted while Mexicans, and some Filipinos and Negroes, were jerked from their seats, pushed into the streets and beaten with a sadistic frenzy.”


Zoot Suit Riots: Causes, Facts and Photos - HISTORY

In 1997 the radio was playing a retro swing song called "Zoot Suit Riot" by the music group Cherry Poppin Daddies. It was a big hit. The term "zoot suit" sounded familiar to people, but most would not be able to say what a zoot suit was or what the riots were.

An elderly Chicano person from Los Angeles might be able to tell people what it all means. However, this important part of Mexican American history should be familiar to everyone. The riots were a complicated event that resulted in one group of people being targeted because of their racial identity. What happened that summer of 1943 and what were some of the causes for it?

In Los Angeles in the early 1940's Mexican Americans lived in neighborhoods of their own. The neighborhoods often did not have the same services as the white neighborhoods. For example, they often had no street lighting or police protection (Jimenez 155). Most movie theaters would not allow Mexican Americans or would have a separate section for them. Many restaurants would not serve Mexican Americans. Public pools and parks had signs that said that Wednesdays were the only day that Mexicans and Blacks could use the park or swimming pool. Other fun things to do such as going to a roller skating rink were usually only available to Mexican Americans one day a week (Jimenez 156). In Occupied America, A History of Chicanos, Rodolfo Acuna says the reason that Mexicans could swim on Wednesdays was because at the end of the day the county drained the swimming pool water (254). It is fair to say that in Los Angeles in the early 1940's Mexican Americans were second class citizens.

Pearl Harbor was bombed in December of 1941. The United States was in the war. People were afraid of being attacked by the Japanese. The people in Los Angeles were especially scared because they were on the coast and the closest to where the bombing had been. In Los Angeles people were painting their windows so light would not get out. Orders were issued so people could not have their lights on at night. Everyone seemed sure that California would be bombed by the Japanese (Jimenez 155).


There actually was a Japanese submarine off the coast of California by Santa Barbara in February of 1942. It even fired shots at the oil fields there before it left. This caused a panic. People started to imagine things because they were so scared. It was reported that Japanese planes were seen, but there never were any. Some people even died of heart attacks because of the stress and fear (Jimenez 153).

In March and April of 1942 all the Japanese Americans were rounded up and put into Relocation Centers. The Relocation Centers were in the interior of the country in very dry and unpopulated areas. Japanese Americans were put into these camps because it was thought that they would not be loyal to the United States. It did not matter that they had done nothing to prove they were disloyal to America. All that mattered was their race (Zoots by Suavecito 1)

In the Mexican American barrios at this time, groups of teenagers who were known as Pachucos were dressing themselves in what were called zoot suits. The suit had long broad-shouldered coats with extra baggy pants that fit tight at the ankles. They wore a long chained pocket watch and a broad brimmed hat with a feather in it. This was the standard Pachuco outfit for the teenage boys (Jimenez 156-158).

The Pachucos belonged to neighborhood clubs. Some sources considered these groups gangs. Others feel they were just clubs determined by where the boys lived. Jimenez feels they were the beginning of what we now think of as gangs. According to Tomas Sepulveda whose father was a Pachuco, there was a definite difference between a gangster and a Pachuco. The Zoot Suiters or Pachucos were extremely aware of their appearance and were always neat and well dressed. They commanded a presence. They would even wear their suits to the beach. They would roll up the pants legs to go into the water, but the suit stayed on. A gangster did not have this sense of style or presence. He did not have the pride in himself and his appearance like the Zoot Suiter did (Sepulveda personal interview).

These teenagers stood out. Like teenagers always have, they wanted to have their own style. These Pachucos were seen as being too different and foreign. In the atmosphere caused by World War II and the distrust of other races that many people were feeling, some people said this youth culture was fascist or even influenced by the Nazis ( Rosales 102,103). Carlos M. Jimenez in his book The Mexican American Heritage says, "Once the Japanese Americans were out of the picture it appeared that another scapegoat was needed. Of course, we all know that a scapegoat is someone who receives all the blame for a particular problem or set of problems. Usually a particular society, in such cases, focuses the majority upon a minority and vents its anger and frustrations upon them"(153).

The Pachucos were seen as being dangerous and criminal. The newspapers played a big part in people seeing them in this way. The media was very negative. Even though there were similar groups of Anglo boys, the Los Angeles Times newspaper kept printing stories about "Mexican Hoodlums" (Acuna 254). Actually, the crime rate for young Mexican Americans had not increased (Rosales 102).

On August 1,1942, there was a fight between pachucos at a party at a swimming hole called Sleepy Lagoon. The next morning a young man named Jose Diaz was found unconscious he later died. The newspapers had big headlines that were screaming for blood (Jimenez 160). The Los Angeles Police Department went into action. In two nights over 600 people were arrested. The police stopped every car in the Mexican barrios. If the person had any tools, like a hammer or even a bottle opener, he was arrested. Of the 600 arrested, 175 were held on charges. Somehow the name of Henry Leyvas came out and the police decided that he and 23 of his friends had committed the murder (162).

There was no eye witness to the crime, no murder weapon and no motive. It could not be proved that Diaz was really murdered. In fact, Diaz had no wounds and may have been killed by a car (Acuna 255).

The case however, came to trial. The grand jury received a report by Lt. Ed Duran Ayres, who was head of the Foreign Relations Bureau of the Los Angeles Sheriff Department. He was called in as an expert witness. His report is as follows:

After five months the jury reached a verdict. Of the twenty two boys, nine were found guilty of second degree murder and sent to San Quentin Prison. They were given five years to life. The others were found guilty of assault and received shorter sentences. (Jimenez, 164)

All the boys were in prison and nobody seemed to care except for a few who were upset by the unjust trial. They formed a group called the Sleepy Lagoon Defense Committee. It included the well known actor Anthony Quinn. Anthony Quinn, (formally Quintana), was a Mexican American who had grown up in East Los Angeles. He and others tried to help the boys by trying to keep the case in the public eye. But months passed and these boys were in jail during what was to be known as the Zoot Suit Riots. A young lawyer named Ben Margolis took the case. Finally, in 1944 he won a reversal after arguing the defendants had been denied their right to council. Mr. Margolis had to face hatred for what he did. His son remembers that rocks were thrown through the windows of their home during this time (Spicer C10).

On June 3, 1943 a fight broke out between American sailors and a group of Mexican Americans in a Mexican barrio. One sailor was badly hurt. Then on June 4, 1943, 200 uniformed sailors chartered 20 cabs and went into the Mexican American barrios in East Los Angeles. Their targets were Zoot Suiters. They jumped out of their cabs when they saw them and beat them up. The newspapers called the sailors heroes (Acuna 257).

On June 5, 1943, U.S. servicemen walked down the streets of the barrios giving warnings. They said not to wear a zoot suit or they would take it off . The sailors went into bars and beat up Mexican Americans. The police did not stop the servicemen. If a Mexican American tried to defend himself he was arrested (Jimenez 168).

June 7, 1943 was the worst night of the riots. Thousands of servicemen went searching for Pachucos. Zoot Suiters were left bleeding in the street after their suits had been torn off. The mob went into theaters and took Mexican Americans out of their seats and beat them. Mexican American women were raped. Servicemen stopped the street cars and pulled Mexican Americans off the cars to beat them up (Jimenez 168). At this point the mob was also beating up Filipinos and Blacks. Even a little twelve-year-old boy's jaw was broken by the servicemen. A seventeen- year-old boy was found by his mother completely naked and bleeding in a jail cell. He had been there for hours (Acuna 257).

Also on June 7, 1943 the Navy declared Los Angeles off limits to all sailors. The riots were over. The Mexican American community had been terrorized and the police had stood by and done nothing to protect them. In all of the rioting only Mexican Americans had been arrested and that was usually after they had been beaten. "Police, rather than stopping or arresting the soldiers, took the Mexican American youths into custody" (Rosales 103) The police refused to stop the riots. The military stopped it but they could have done it much earlier than they did (Acuna 258).


Ver el vídeo: Brief History On Zoot Suits


Comentarios:

  1. Zugul

    ¿En absoluto personalmente vas hoy?

  2. Hernan

    Para mí no está claro.

  3. Bryceton

    Creo que cometo errores. Intentemos discutir esto. Escríbeme en PM.

  4. Caesar

    hurra hurra ... ¡autor Senks!



Escribe un mensaje